Inclusión Laboral

Hoy estamos de celebración porque se firmó un convenio entre Claudio Mamaní y “El Mundo del Plomero”, abriendo un mundo de posibilidades y oportunidades para la inclusión.

Claudio hace ocho años que asiste a APPACE a partir de que sufrió un accidente en el que se golpeó muy fuerte la cabeza, cosa que lo hizo empezar de cero en muchas cosas. Fanny, su mamá, recuerda que “era como un bebé después del accidente, tuve que enseñarle de nuevo a caminar, a hablar. Ahora es independiente porque no se queda quieto y busca aprender todo lo que esté a su alcance”. Claudio nunca se dio por vencido, con mucho esfuerzo y rehabilitación, hoy llegó a conseguir un trabajo.

La empresa “El mundo del Plomero” le dio una oportunidad a Claudio, y a partir del Programa Nacional “Acciones de Entrenamiento para el Trabajo” impulsaron este convenio que consiste en un entrenamiento laboral de seis meses remunerados con la posibilidad de que una vez finalizado este periodo, Claudio sea contratado.

La familia de Claudio estuvo presente en la firma del convenio junto con la Directora del Centro de Capacitación Laboral (CCL) de Appace, y profesionales del mismo servicio. Los padres de Claudio expresaron “Estamos agradecidos con Appace porque nos ayudaron muchísimo no sólo en la rehabilitación sino también hasta conseguir un trabajo para nuestro hijo. Le agradecemos también a la empresa porque le dio la posibilidad que necesitaba Claudio, que como siempre nos dice ‘quiero saber hasta dónde puedo llegar’. Él nunca quiere quedarse, siempre avanza por más”.

Jimena Agostini, quien está a cargo de Recursos Humanos en “El Mundo del Plomero” expresó también su alegría y aseguró “para nosotros es un aprendizaje muy grande como empresa que nos trae muchos desafíos pero también alegría y satisfacción. Quisiéramos que más empresas se contagien de esta iniciativa y que pierdan el miedo, que se animen a trabajar y dar oportunidad laboral a las personas con discapacidad. ’El Mundo del Plomero’ es una gran familia que hoy, celebra”.

Claudio comenzará a trabajar en tareas administrativas y con mucha alegría aseguró “me siento bien trabajando aquí, mis compañeros me recibieron muy bien. No me gusta estar sin hacer nada, y por eso es que me gusta tanto comenzar a trabajar, soy muy prolijo, me gusta buscar la calidad y que en todo lo que hago se note mi capacidad y no la discapacidad. Voy a continuar con mi rehabilitación en Appace, con hidroterapia y kinesiología, quiero saber hasta dónde puedo llegar”.

Sin dudas, éste es un gran ejemplo de que sí se puede, no sólo para aquellas personas que día a día buscan derribar límites a través de la rehabilitación, sino también para las empresas que desde su lugar pueden hacer que nuestra sociedad sea cada vez más inclusiva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *